Docentes privados de CABA exigen que se cumplan los protocolos para las clases presenciales

Docentes porteños reclamaron a empleadores que cumplan los parámetros para las clases presenciales y acaten los protocolos sanitarios requeridos, al tiempo que señalaron que “la presencialidad no puede ser un imperativo atado a las especulaciones electorales” de Horacio Rodríguez Larreta.

La filial porteña del Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) exigió una “presencialidad cuidada, acotada y administrada”, y reclamó a los empresarios del sector que acompañen “la voluntad de los docentes privados en el cuidado de la vida y la salud” con el cumplimiento de los parámetros necesarios para la presencialidad pedagógica cuidada y el irrestricto acatamiento del protocolo en el distrito y de las resoluciones adoptadas por el Consejo Federal de Educación (CFE).

El escenario de alarma epidemiológica arriesga la vida de los docentes y no docentes, directivos, estudiantes y sus familias. El gremio continuará trabajando en cada escuela, colegio o jardín y será implacable en el control y monitoreo del cumplimiento de los protocolos vigentes, No es posible seguir siendo conejillos de indias”, sostuvo el gremio.

Mediante un documento oficial, Sadop recordó que hasta las propias autoridades sanitarias porteñas reconocieron que “se viene una nueva ola de la pandemia de coronavirus“, por lo que rechazó “el desconocido tironeo electoral interno por el que el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, amplió los criterios de la presencialidad en las escuelas al determinar la vuelta a las clases presenciales completas en el nivel medio“.

En esa línea, desde el sindicato plantearon la necesidad de monitorear y modificar la dinámica escolar de forma permanente y de acuerdo con varios parámetros, porque hoy “es por ejemplo imposible dictar clases normales ante las bajas temperaturas“, al tiempo que denunciaron que el sector empresarial “no invirtió en la compra de medidores de dióxido de carbono ni acondicionaron los sistemas de calefacción, por lo que cierran las ventanas y anulan así la ventilación“.

El Sadop propone hallar el camino para acotar por ejemplo en la temperatura relativa ambiente y establecer que por debajo de determinados parámetros no haya clases presenciales. O administrar el uso de medidores de dióxido de carbono para reforzar la ventilación de los espacios, sin estudiantes, para luego volver a los ventilados y seguros. Además, el avance de la vacunación debe ser acompañado por medidas de cuidado”, concluye el escrito del gremio.

Comments

Comentarios